La Liga Invernal Mexicana fue creada en 2015 para darle empuje a los jóvenes valores del beisbol mexicano. En la primera edición los Diablos Rojos derrotaron a los Petroleros de Salamanca, el año pasada repitieron corona frente a los Pericos de Puebla y este año buscaban crear un imperio rojo.

Desde el inicio hasta el final fueron líderes del standing en este 2017, pero estuvieron a solo un out de quedar fuera en semifinales y cuando las cosas estaban prácticamente decididas, Orlando Piña pegó HR que los puso en la gran final y que mejor que contra sus hermanos de organización, los Guerreros de Oaxaca que en los años previos jugaron fusionados con el equipo que ahora dirige Victor Bojórquez.

Los primeros 2 encuentros en el Estadio Fray Nano fueron de auténtico alarido, 1-1 viajaban con la serie emparejada a tierras oaxaqueñas. Los juegos del viernes, sábado y domingo simplemente se pintaron de escarlata con tremendas actuaciones de los capitalinos, en específico de Daniel Jiménez que se llevó el reconocimiento como el Jugador Más Valioso de la Serie Final y que fue fundamental para que en 13 entradas se coronaran por tercera ocasión en la LIM, aunque esta vez a diferencia de las dos pasadas, lo hacía de visita.

El futuro del beisbol de nuestro país puede estar tranquilo, hay mucho talento que seguramente en los próximos años seguirá llevando a nuevos aficionados. El trabajo de Alfredo Harp Helú y toda su organización es incomparable.

REPORTERO
Jesús Rodríguez