Una de las críticas más comunes para la Máquina Cementera, es la frialdad y la ausencia de templanza en los partidos clave, cuando está cerca la posibilidad para ser triunfadores.

Por tal motivo, la prioridad para el estratega de la Escuadra Celeste Sub 20, Roberto Hernández, es que en cada jugada se compita como si fuera una final, peleando por todos los balones y sin bajar los brazos en ninguna circunstancia.

Nuestro entrevistado fue entrenador de arqueros en Cruz Azul, auxiliar en Cruz Azul Jasso y, a partir del Clausura 2017, está al frente del grupo sub 20.

Reportero: César Santiesteban