La humillación del 3-0 en la liga y la eliminación de la Copa MX le daban a la afición de Chivas la tranquilidad para llegar con la confianza por las nubes.

Acostumbrados a sentir el Estadio Azteca como su casa, la afición rojiblanca demostraba que los triunfos en el centenario del acérrimo rival no era casualidad, que mejor que ser el responsable de enterrar las esperanzas americanistas de conseguir un campeonato en este año tan especial.

La afición azulcrema por su parte estaba consciente de la importancia de pasar por encima de los tapatíos, un tercer tropiezo era inadmisible; también conscientes de que lo pasado había quedado atrás y que este era el juego más importante.

América se iba arriba con una soberbia definición de William da Silva y las banderas amarillas inundaban una tribuna que para sorpresa de todos, presentaba una clara mayoría en local. Los nervios estaban de punta en un partido parejo, muy distinto de aquella noche triste de Nacho Ambriz de la jornada 7 del actual Apertura 2017.

Paul Delgadillo marcaba una apretada falta del canterano Álvarez sobre Carlos Peña dentro del área , Carlos Salcido cobraba soberbio para emparejar los cartones; a la postre el marcador final 1-1.

El domingo, muchos en Coapa se juegan la chamba; no solamente Lavolpe. Podría ser el adiós de Ricardo Peláez o la consolidación de un proyecto que hasta el momento, es exitoso.

REPORTERO
Jesús Rodríguez